Search

1er Domingo de Adviento

“Velen y estén preparados, porque no saben cuándo llegará el momento.”

Mc 13, 33

Por: Alejandro Barraza - PJH Diócesis de Sacramento, CA


Mi Experiencia: Pregunta para meditar y compartir: ¿Has pensado sobre tu encuentro final con Dios?


La Voz de Dios: Te invitamos a leer el Evangelio del Primer Domingo de Adviento. ¡Feliz Año Nuevo! La Iglesia hoy celebra el comienzo del año Litúrgico, comenzamos con el ciclo B. A diferencia del año cívico, la Iglesia nos propone comenzar en preparación de la venida de nuestro Señor Jesucristo. Comenzamos

pues nuestra preparación a la celebración más importante de nuestra vida. Con la vendía de nuestro Jesucristo, cambio la forma que se marcan los años. Decimos Antes de Cristo y Después de Cristo. Aun

cuando muchos grupos sociales quieren olvidar este hecho, nosotros como cristianos creemos que el nacimiento de Jesús es un hecho significativo que nos transforma e invita a cambiar de vida y ver la vida de otra manera. El Adviento es un tiempo entonces para meditar, orar y prepararnos. ¿Qué pasaría si en verdad Jesús fuera a nacer de nuevo esta navidad? ¿Cómo pasarías tu tiempo? La Iglesia nos invita a meditar esta realidad, Jesús si va a regresar, no sabemos cuándo, hay que estar preparados. Este tiempo de pandemia ha sido un tiempo tan difícil para muchos de nosotros. Perdidas de seres queridos, perdidas de trabajo y aunado a todo, la pérdida de poder celebrar en familia. Mas sin embargo, Cristo viene, y es esta

esperanza que nos invita a no enfocarnos en lo que estamos pasando sino en el saber que a pesar de todo, no estamos solos. ¡Ya Cristo viene!

Lo cotidiano: En la Canción “¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿Adónde vamos?”, Siniestro Total nos presenta un sinfín de preguntas sobre nuestra existencia. Me deja pensando que durante el tiempo de Adviento también nosotros nos debemos de cuestionar nuestra vida. ¿A dónde voy? Durante este tiempo de pandemia el Señor me ha permitido re-evaluar mis prioridades. El poder estar en casa me ha permitido escuchar más a mis hijos, estar más presente para mi esposa. Ha sido un tiempo de temores también, ¿Qué pasara si nos enfermamos, perdemos el trabajo? Tantas preguntas que circulan

en mi mente y en mi corazón. Mas sin embargo y sobre todas las cosas, esta mi fe en Cristo. Saber que el es el Señor del tiempo y de todo lo creado, me ha dado la seguridad que no estamos solos. Este Adviento me invita a ver no nada más como estoy viviendo mi fe interiormente, sino también como estoy yo dando esperanza a los demás. ¡Ya Cristo viene! ¡Hay que estar preparados! Estas palabras me impulsan a ser una persona de esperanza, no a minimizar la realidad de la Pandemia, más aun, a poder dar testimonio que mi vida tiene sentido a pesar de la situación actual. Yo sirvo a los demás porque amo a Cristo que se manifiesta, yo soy amable con las personas que me rodean, porque esa es la alegría del Evangelio. Yo le pido al Señor que esta temporada de Adviento, el Señor nos permita crecer nuestra esperanza y amor.


Compromiso: Te invitamos a que tomes unos momentos de silencio interior y platiques con Dios sobre tus compromisos con Jesús ¿Que es lo que necesitas ofrecerle al Señor durante estos momentos tan difíciles? ¿Que quiere hacer Jesús contigo durante esta pandemia? Preguntale al Señor ¿Que quieres de mi? Después de tu experiencia, escríbelo o compártelo con alguien.


Oración: Escuchemos este de las Hermanas Comunicadoras Eucarísticas #Sonrisa de mi Alma.


"¡Que momentos tan deliciosos pasé con Jesús!" - Santa Gema Galgani

Oración Colecta 1er Domingo de Adviento


Concede a tus fieles, Dios todo poderoso,

el deseo de salir al encuentro de Cristo, que viene a nosotros,

para que, mediante la práctica de las buenas obras,

colocados un día a tu derecha,

merezcamos poseer el reino celestial.

Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.


Santa Gema, ruega por nosotros

1 view0 comments

JORNALEROS MINISTRIES

Alex Barraza

©2020 by Jornaleros Ministries.