Es mi Cuerpo, es mi Sangre

Actualizado: 28 jun 2021

La fiesta de Corpus Christi nos debería de retar nuestra fe hacia el Señor Sacramentado. En mi experiencia personal es siempre como la prueba anual de mi fe en la verdadera presencia de que nuestro Señor Jesucristo esta vivo en toda su plenitud de cuerpo y alma en el fragmento de pan que recibo y en el cáliz del que bebo. Nos dice el Santo Padre, el Papa Francisco “Que el Cuerpo y la Sangre de Cristo sean para cada uno de ustedes una presencia y un soporte en medio de las dificultades, un consuelo sublime en el sufrimiento de cada día y una prenda de resurrección eterna”.

La Eucaristía, "un consuelo sublime en el sufrimiento de cada día" Papa Francisco

El recibir la Eucaristía nos debe alentar en nuestra caridad hacia los mas pobres y la unidad de la Iglesia. Es decir, nos volvemos lo que comemos, cuerpos místicos del Señor. Nos dice el Catecismo de la Iglesia Católica: "La Eucaristía entraña un compromiso en favor de los pobres: Para recibir en la verdad el Cuerpo y la Sangre de Cristo entregados por nosotros debemos reconocer a Cristo en los más pobres, sus hermanos." CIC 1397 Nos es nada mas un acto personal, sino comunitario donde nosotros damos testimonio de nuestra fe en Cristo y en su misión. Y le pedimos que a través de nosotros recibirlo en nuestras vidas, podamos entonces encontrar el consuelo y la fortaleza de vivir nuestro llamado a la santidad, sobre todo al ejercitar la caridad.

¿Cuando comulgas, porque lo haces? ¿Que le pides a Jesús? ¿Buscas fuerza para hacer su voluntad?


Te invito a que celebres esta semana de Corpus Christi haciendo tres cosas. Puedes hacerlo solo/sola o invitar a tu grupo de jóvenes:

  1. Asistan a Misa Juntos/as y quédense después de Misa en oración frente al Sagrario. Si hay un templo de Expiación donde esta expuesto el Santísimo, entonces vayan a Misa y después visitenlo.

  2. Recauden comida para un banco de comida o sirvan comida en algún comedor. Celebremos al Señor que nos da su vida en un trozo de pan haciendo una obra de caridad y dando de comer a los que tienen hambre.

  3. Estudien como grupo las casas de pobreza en su ciudad. Busquen información del numero de gente que vive al margen de la pobreza y necesitan alimento y mediten sobre que les corresponde hacer como grupo o personalmente para ayudar en esta grave situación.

Después reúnanse como grupo y platiquen que es lo que les esta pidiendo el Señor que hagan.

Aprende mas sobre la Eucaristía