¡Miren Mis Manos y Pies!

Estamos ya en la Pascua. Cristo a Resucitado, Aleluya, Aleluya. El es el motivo de nuestra esperanza y fe. Hemos tenido la oportunidad de vivir una Semana Santa intensa, donde recordamos el sacrificio más grande de Dios por nosotros. La muerte de su amadisimo hijo en la cruz. Más la historia no se quedó ahí. La muerte de Jesús por expiación de nuestros pecados no fue el final, ¡El resucito! ¡Cristo está vivo!

Leemos este pasaje del Evangelio de San Lucas 24, 35-48 y vemos como los discípulos tenían miedo de que su fe en Jesús era parte de su imaginación. Mas Jesús se presenta delante de ellos, cuerpo y alma y los invita a que lo toquen y coman con el. ¿Que habrán sentido los Discípulos? ¿Confusión? ¿Miedo de pensar que si lo tocaban no sería alguien de carne y hueso? Me pongo yo en el lugar de los discípulos y pienso en que hubiera hecho yo. ¿Tendría la capacidad de tocarlo?

Jesús se muestra a sus discípulos en medio de una incertidumbre, habían visto y vivido el drama de la crucificcion y escuchado sobre la resurrección; mas sin embargo aun no entendían de que se trataba todo esto. Jesús se presenta ante ellos y les ofrece la paz. La paz que solo el puede dar. Se muestra cercano al dejarse tocar y al comer con ellos. Luego dice el Evangelio, les abre el entendimiento y les explica las Escrituras. Esto impulsa a los discípulos a salir al mundo a ser sus "Testigos".

Que perfecto plan de Dios para nuestro ministerio. Ir a los lugares donde hay miedo, oscuridad. o sufrimiento. Ahi mostrar las mano y los pies del maestro por medio de nuestra presencia, Llevando de comer, pintando una casa, llevando cobijas a un hospital o a alguien que sabemos que tiene frío. Es más hasta haciendo una tarjeta con nuestras manos y llevarla a un asilo de ancianos o a un hospital donde hay niños enfermos. De esta manera damos testimonio de las Sagradas Escrituras e invitamos a la conversión del corazón. Es nuestro testimonio el que va a decir al mundo que ¡Cristo está Vivo!

No tengamos miedo de tocar al Señor y de comer con el. Tu joven eres el hoy de hoy. Tu puedes vivir tu llamado a ser Discípulo Misionero, no tienes que ir muy lejos, ahí desde tu casa.



 

Esta es una canción secular, con un mensaje muy positivo, Diego Torres escribe y canta sobre la esperanza. De eso se trata la Pascua, de llevar esperanza a los demás. Vivir con esperanza y no tener miedo a dar testimonio. Te invito a que la escuches y pienses como tú como Joven Cristiano puedes ser