Toma tu Cruz....

“El que quiera venir conmigo, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y que me siga. Pues el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mí y por el Evangelio, la salvará”. Mc. 8, 27-35

En este trocito del Evangelio de San Marcos, Jesús nos deja un dialogo super personal. Empieza preguntándole a sus amigos sobre lo que piensa la gente de el y estos le contestan cosas muy generales y grandiosas. Pero después esta pregunta se vuelve intima, tu quien dices que soy yo. A esto Pedro responde apresuradamente, pero Jesús le pide serenidad. No le digas a nadie. Quédate con eso y piénsalo.

A mi me deja pensando como muchas en nuestras vidas tenemos este mismo sentimiento después de un retiro o de alguna celebración hermosa. Quizás hasta de una platicada con el novio o la novia. O cuando nos fue muy bien en algún examen o en la casa cuando va todo bien. Nos sentimos verdaderamente amados por Cristo. Listos para ir y dar testimonio de su amor. Pero Jesús nos dice lo mismo que le dice a Pedro, "no se lo digas a nadie." Piensa y medita.


Porque después viene lo difícil, hacer la voluntad de Dios. Tomar nuestra cruz y seguir a Cristo para así poder hacer la voluntad que Dios padre tiene para cada uno de nosotros. Seguir a Cristo significa que estamos listos y listas para vivir nuestra fe. Pero vienen las tribulaciones y decimos: si tuviera tiempo, si al menos estuviera todo bien en mi casa, si pudiera dejar mis pecados.... etc, etc.

Hacemos escusas y nunca seguimos a Cristo.

Esperamos el momento perfecto que va a ser destellante y grandioso. El Papa Francisco nos dice: "Dios no viene en acontecimientos extraordinarios, sino que realiza su obra en la aparente monotonía de nuestros días, en el ritmo a veces fatigoso de las actividades, en lo pequeño e insignificante que realizamos con tesón y humildad, tratando de hacer su voluntad." Ser fieles a nuestro llamado de seguir a Cristo es vivir nuestra vida, ahí en nuestra realidad y cargar nuestra cruz y servir al prójimo con amor.

"en lo pequeño e insignificante que realizamos con tesón y humildad, tratando de hacer su voluntad." Papa Francisco

Has una lista de cada situación de tu vida, buenas y difíciles, medita en oración como estas llevando a cabo la voluntad de Dios. ¿Que te impediría salir al encuentro de tu hermano y hermana y servirle?

 

Medita

Invita a tu grupo de jóvenes o a tus amigos a meditar en las palabras del evanelio de Mc y a comprometerse en cargar con sus cruces no importa si están pasando por un momento bueno o un momento malo.

"Enséñanos, buen Señor, a servirte como mereces: a dar sin contar el costo, a luchar sin contar las heridas, a trabajar y a no buscar descanso, a laborar sin pedir recompensa excepto saber que hacemos tu voluntad". San Ignacio de Loyola.

Comprométanse a ser una obra de caridad en pro de alguien esta semana o este mes.


 

Oremos:

Te invito a que te pongas en espíritu de Oración. Respira, e imagínate que estás delante del Señor. Pregúntale que quiere de ti, a donde quiere que vayas a dar testimonio. Pregúntale cuales son los milagros que quiere el llevar a cabo a través de ti. Ofrécete tus miedo e incertidumbres y dile con el corazón abierto lo que te turba. Dile aquí estoy Señor para hacer tu voluntad.

aquí estoy Señor para hacer tu voluntad.

Aquí estoy Jesús

Te invito a que reces con esta oración de nuestros amigos de Revolución Activa Radio:

Señor Jesús, me has llamado para seguirte y servirte, has fijado tu mirada en mi miserable vida, miserable porque no caminaba contigo, porque no te había reconocido. Hoy, me hablas de nuevo y me haces una pequeña pregunta, pero con gran profundidad… ¿quién eres tú para mí?...

Pasan tantas cosas por mi cabeza, buscando palabras para describir lo que significas tú, para mí, pero me detengo, porque según lo que responda, yo mismo me interpelaré, me cuestionaré si lo que digo, lo estoy viviendo… tengo miedo al responder, pero luego me vuelves hablar, diciendo:

“El que pierda su vida por mí y por el Evangelio la salvará”

Sí, Jesús, tú eres mi salvador, el que ha tenido misericordia de mí, el que me sana, el que me libera, el que alimenta mi alma y las fuerzas para levantarme. Señor Jesús, quiero vivir entregándome a ti completamente, demostrar que eres verdadero Dios y salvador, quiero vivir en tu amor, quiero alabar tu nombre y que mi existencia sea un eterno: Gracias Señor.Escritura


Cuando estés listo o lista escucha esta bella canción de Athenas: Gracias Señor


Puedes rezar un Padre Nuestro y Ave María despacio respirando entre frases. Termina pidiendo por las necesidades de tu familia, tus amigos. Por el Santo Padre y su intención para el mes de Abril: "por aquellos que arriesgan sus vidas luchando por los derechos fundamentales en dictaduras, en regímenes autoritarios e incluso en democracias en crisis.: Pide por los Obispos, sacerdotes, religiosas y religiosos. Para que el Señor los llene de gozo.

Terminamos pidiendo a Nuestra Señora modelo de caridad que nos cubra con su manto y ruegue por nosotros para que seamos generosos; y por la intercesión de nuestros santos patronos: Santa Gema Galgani, San Joselito, Beata Chiara Badano y el Beato Carlo Acutis. Rueguen por nosotros. Sagrado Corazón de Jesús, en Ti confío. Amen.


 





12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo